Blog

16 Jun 2015

El efecto de los colores en tu hogar

El color es uno de los principales componentes de la decoración, tanto si estamos hablando de paredes, techos y suelos, como de muebles y accesorios. Afecta al estado de ánimo, hace que los espacios se vean más grandes o más pequeños, crea ambientes, manipula la percepción de la luz, contribuye a definir estilos y también es tendencia. Podríamos escribir páginas y páginas hablando del color y su repercusión en el diseño y la decoración; hoy queremos darte los puntos más generales a tener en cuenta cuando te pongas a la tarea de decorar tu hogar.

CÁLIDOS Y FRÍOS.

Todos y cada uno de los colores y en todas sus tonalidades tienen un significado e inspiran algo, lo primero que debemos tener en cuenta es saber diferenciar entre cálidos y fríos y lo que estos evocan.

Los colores cálidos son los que comprenden toda la gama de rojos y amarillos, son colores positivos, alegres, activos, dinámicos, estimulan la energía por lo tanto incitan a la actividad y a la acción, provocan sensación de cercanía ayudando así a que el espacio se vea más pequeño de lo que en realidad es.

Los colores fríos son los que encontramos en toda la gama de azules, verdes y violetas, son colores serenos, pasivos, frescos, incitan al descanso y a la relajación. Al contrario de los cálidos, estos evocan lejanía, dando sensación de amplitud a los ambientes más reducidos.

En cualquier gama de colores, sus tonos más fuertes son incluso agresivos, hay que tener mucho cuidado a la hora de aplicarlos en no abusar de ellos.

TRANQUILIDAD Y CALMA, ACTIVIDAD Y ALEGRÍA. 

Basándonos en esto y puntualizando un poco, si lo que quieres es una habitación tranquila y que inspire calma, una habitación que invite a la relajación y a descansar, utiliza colores como el azul, el verde, el rosa, el lavanda y el blanco. Cualquiera de ellos o las diferentes combinaciones a las que se prestan te ayudarán. Para una habitación así donde además puedas trabajar, inclínate por el azul que además de relajar aumenta la productividad. Para un dormitorio los más recomendados son el verde y el rosa y en las áreas comunes el lavanda es la mejor opción.

dormitorio del bebé

El cuarto del bebé por ejemplo, el rosa claro evoca calma, ternura y tiene efectos relajantes, el naranja en tonos claros expresa fiesta, regocijo, alegría y ayuda a deshacerse del miedo. El verde trasmite seguridad, proporciona actividad cerebral, también calma y relajación y el azul evoca serenidad, tranquilidad y ayuda a conciliar el sueño.

Si lo que necesitas es una habitación alegre y activa, los tonos cálidos son los ideales. El amarillo por ejemplo, aumenta el metabolismo del cuerpo proporcionándonos energía, recomendable para espacios como la cocina, el rojo estimula los sentidos, se dice que aumenta el apetito por lo que se recomienda para el comedor.

Antes de elegir los colores que vas a utilizar en la decoración de tu hogar, define bien la función de cada habitación. Recuerda que cuando hablamos de un color, estamos hablando del mismo en todas sus tonalidades y que la combinación de los colores, definirá el estilo.

Si quieres información más detallada sobre este tema, el significado de colores y tonalidades más en concreto, apóyate en “La psicología del color”, es un campo que analiza el efecto del mismo en la percepción y la conducta humana.